Investigación
Esquina doblada
Vox Populi
Título clave: Vox Populi (Colmenar Viejo. Internet) · ISSN: 2255-0585
IES Rosa Chacel
Número XX
Marzo de 2012
Logotipo Vox Populi - Índice
Avanzar Retroceder
11

Intensidad con la que cinco antibióticos son capaces de atacar a las bacterias Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus presentes en los yogures realizados con leche de vaca y de cabra.

Lucía Viejo de Navas

Resumen

En esta monografía se estudiará el comportamiento que las bacterias presentes en el yogur (Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus) tienen ante la aplicación de diferentes antibióticos (Ácido Oxolínico, Penicilina G, Norfloxacin, Doxicilina, Eritromicia y Cloragenicol) en relación a la procedencia de la leche utilizada para fabricar el producto, de vaca o de cabra.

Así, la hipótesis de partida de este estudio es que las bacterias reaccionarán con diferentes intensidades a los antibióticos escogidos puesto que se deben de haber adaptado de diferente forma a las condiciones físicas y químicas de la leche que es utilizada para cada yogur.

Para estudiar esto, se han cultivado las bacterias presentes en los diferentes tipos de yogures en recipientes separados y después se les han introducido los antibióticos nombrados al medio de cultivo en el que han crecido. Los antibióticos utilizados han sido los mismos en todos los yogures para poder comparar los resultados más tarde.

Los parámetros con los que se ha trabajado a lo largo de la monografía son los diámetros o halos de inhibición obtenidos, que se forman alrededor del antibiótico. Dependiendo de la anchura de cada halo se los ha clasificado de más efectivo a menos efectivo, correspondiendo con el mayor diámetro o menor diámetro.

Con el objeto de profundizar este estudio se ha analizado también la forma de actuación que tiene cada tipo de antibiótico con el fin de concluir en cuál de los métodos en los que los antibióticos atacan a las bacterias es el más efectivo para su eliminación.

Se comparan los datos, y concluyen en que no existe una diferencia significativa en cuanto al grado de intensidad en el que afectan a las bacterias presentes en el yogur de cabra o de vaca.

Agradecimientos

Me gustaría hacer patente mi gratitud a las personas que me han ayudado a lo largo de la realización de esta monografía tanto en el montaje del experimento, como en la redacción y el apoyo constante.

En primer lugar me gustaría dar mis más sincera gracias a Laura Poza Viejo y a Almudena Crespo Acedo, estudiante de Biología y técnico de laboratorio de diagnóstico clínico, respectivamente, sin las cuales esta monografía jamás se hubiese llevado a cabo puesto que muy amablemente consiguieron todos y cada uno de los antibióticos que se necesitaban para su realización.

También he de agradecer al instituto IES Rosa Chacel, el Departamento de Biología y en especial a Aurora Aparicio, supervisora de todo este gran proyecto, por cederme el laboratorio y soportar mi presencia y la de ‘mis bacterias’ durante innumerables recreos. Además sin la ayuda de Aurora y su paciencia para enseñarme a sembrar las bacterias no sé cuando hubiese acabado la monografía.

Por último, pero no por ello menos importante, a mi madre y a mi padre, María de los Remedios de Navas Hernán y Juan Manuel Viejo Pinero. Ellos son los que realmente han sufrido esta monografía, con mis agobios, mis prisas y mis frustraciones. Gracias, de verdad.

Sin la colaboración de todas estas personas esta monografía no sería lo que es, y no guardaría tantos gratos recuerdos y emociones inolvidables.

1. Introducción

Las bacterias son seres vivos procariotas unicelulares que tienen un tamaño de, aproximadamente, 0’5 a 5µm por lo que solo son visibles bajo el microscopio. Son los seres vivos más simples y abundantes del planeta, pueden vivir aislados o formando colonias bajo casi cualquier condición puesto que tienen una gran capacidad de adaptación a distintos medios, y se han encontrado bacterias tanto en medios acuosos, como en la tierra, en el aire o incluso en otros organismos vivos como plantas o animales1.

A pesar de su reducido tamaño estos microorganismos son esenciales para que se pueda dar la vida en el planeta ya que intervienen en ciclos de gran importancia bioquímica como son el ciclo del nitrógeno, el ciclo del carbono, o el ciclo del fósforo. Además, las bacterias han alcanzado gran importancia dentro de la sociedad humana puesto que desde tiempos remotos los hombres se han dado cuenta de la capacidad de estos pequeños organismos para producir alimentos.

Así nace la biotecnología, que consiste en el cultivo de microorganismos a gran escala para obtener alimentos tan comunes como el vino, el vinagre, la cerveza, la soja o la gran variedad de productos lácteos que consumimos. Estos alimentos se consiguen gracias a que ciertos microorganismos realizan una serie de fermentaciones en su metabolismo sobre los productos iniciales que cambian sus características químicas obteniendo los alimentos que se quieren consumir.

En la fabricación del yogur, tradicionalmente, la leche utilizada ha sido la proveniente de las vacas. Esto es debido a que las vacas producen leche en grandes cantidades y a que es más fácil de tratar y digerir. A pesar de esto, también existen yogures hechos a partir de leche de cabra o de oveja. Las características de la leche de vaca y de cabra son distintas, puesto que la leche de vaca contiene alrededor de un 10% más de lactosa que la leche de de oveja2 y esto puede influir en la concentración de las bacterias que se pueden hallar en ambos productos ya que los microorganismos que se encargan de la fermentación de la leche (Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus) dependen directamente de la concentración de ésta para desarrollarse y producir ácido láctico que fermenta la leche convirtiéndola en yogur.

Pero las bacterias no solo se utilizan para la fabricación de alimentos. Existen algunos de estos organismos que son patógenos, es decir, causan enfermedades que en muchos de los casos son mortales. Para combatirlas, se estudian los microorganismos que las causan y son cultivados para poder producir un medicamento que combata a las bacterias que producen la enfermedad. Así, se han creado antibióticos específicos para la mayoría de las especies de bacterias que generan estas enfermedades.

Los antibióticos escogidos para ponerlos en contacto con las bacterias Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus presentes en el yogur de vaca y de cabra son:

Con esta monografía se tratará de investigar en qué medida los diferentes antibióticos atacan a las bacterias fermentadoras de la leche en relación a su procedencia, es decir, si las bacterias que se encuentran en la leche de vaca tienen la misma vulnerabilidad a los antibióticos que las que se encuentran en la de cabra. Por lo que la pregunta de investigación es: ¿afectan con igual intensidad los antibióticos seleccionados a las bacterias Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus presentes en los yogures de cabra y de vaca?

Esta cuestión es importante puesto que las bacterias tienden a mutar aleatoriamente y las presiones selectivas las van seleccionando en función de las condiciones del medio: en este caso, la presión selectiva sería el antibiótico que selecciona las resistentes. Ante diferentes medios en los que se desarrollen, por esto, puede crear resistencia a los antibióticos. Además, las bacterias estudiadas forman parte de la flora intestinal y, si una persona se está medicando con antibióticos, es conveniente saber cuál de los dos tipos de leche, de cabra o de vaca, permiten que las bacterias Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus puedan sobrevivir a la utilización de los antibióticos escogidos.

La hipótesis desde la que se parte en este estudio es que Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus reaccionarán con diferentes intensidades a los antibióticos escogidos ya que se han debido adaptar de diferente forma a las condiciones físicas y químicas de la leche que es utilizada para cada yogur.

2. Generalidades

2.1. Actuación de los Antibióticos sobre las Bacterias

Los antibióticos tienen la capacidad de introducirse en la pared celular bacteriana que rodea las bacterias y desde allí afectar directamente a alguna de las procesos metabólicos que suceden en su interior. Los antibióticos pueden afectar a las bacterias de tres maneras generales. La primera es evitando que se pueda llevar a cabo la replicación del ADN bacteriano. Para ello los antibióticos suelen atacar a las proteínas implicadas en este proceso, como la girasa o la primasa. Otra forma de combatir la actuación de las bacterias es mediante la paralización de la síntesis de peptidoglicanos para regenerar la membrana celular y por esto, mueren. La última forma es mediante la deformación de los ribosomas, así las proteínas no pueden ser sintetizadas y la bacteria termina muriendo3.

2.2. Fabricación del yogur

El yogur es un derivado de la leche. En el paso de la leche al yogur se pueden distinguir cuatro fases: selección, pasteurización, incubación y la fermentación y envasado. En la selección de la leche se escoge aquella que es la que mayor cantidad de proteínas contenga. A continuación se produce la pasteurización: la temperatura se eleva hasta los 90-95ºC. Bajo estas condiciones los microorganismos patógenos que la leche sin tratar puede contener mueren y son eliminados de la leche. Durante la incubación intervienen las bacterias, en concreto las dos que sobresalen de entre todas las que intervienen son Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus. Estos dos microorganismos necesitan para poder proliferar una temperatura media de entre 42 y 45ºC y un pH neutro que es beneficioso para Streptococcus termophilus el cual cambia el pH a 5 al fermentar el ácido láctico. Con este pH se estimula la población de Lactobacillus bulgaricus y estas bacterias terminan la fermentación. Por último, se deja reposar la leche junto con las bacterias y se produce la fermentación de la lactosa en ácido láctico obteniéndose como producto final el yogur. Este yogur es envasado y la temperatura se baja hasta los 5ºC y así se puede conservar hasta dos semanas4.

2.3. Antibiograma

Un antibiograma es un estudio realizado in vitro y sirve para detectar en qué medida un antibiótico afecta a una colonia de bacterias5. Para realizar un antibiograma, se cultiva la bacteria en la que se va a estudiar la acción del antibiótico. De forma general, estas bacterias con cultivadas en una placa petri que contiene agar. El agar es una masa gelatinosa constituida por nutrientes en la cual cualquier tipo de microorganismo puede desarrollarse. Una vez que la bacteria ha colonizado la placa-agar se la pone en contacto con el antibiótico. Este paso se puede realizar por medio de antibióticos diluidos en el agua del agar o por discos antibióticos, para este estudio han sido elegidos los antibióticos en disco.

Después de haber puesto en contacto a las bacterias con el antibiótico, se deja actuar al antibiótico un tiempo aproximando de entre 12 y 24 horas. Una vez transcurrido ese tiempo, se debe haber creado un halo alrededor de la zona en la que se insertó el antibiótico. Este halo se denomina halo de inhibición y dependiendo del tamaño que toma, se puede conocer si el antibiótico escogido es o no es efectivo para impedir la reproducción de la bacteria cultivada.

Los halos de inhibición se pueden clasificar en tres grupos según el grado de sensibilidad que la bacteria muestra ante el antibiótico6:

2.4. Flora Intestinal Bacteriana

La flora intestinal bacteriana forma un microsistema en el cual conviven diferentes bacterias en el interior del tubo digestivo, concretamente en el intestino grueso, y favorecen la absorción de nutrientes. Además estos microorganismos tienen otras importantes funciones como mantener un pH adecuado, promover la síntesis de proteínas y vitaminas o evitar que otros microorganismos patógenos afecten a nuestro organismo, entre muchas otras7. El ser humano vive en simbiosis con estos organismos y sin ellos, a la hora de la digestión, se perderían importantes nutrientes.

Las bacterias Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus forman parte de esta flora, por lo que al introducirlas al organismo mediante la ingesta de yogures aumenta la flora bacteriana y los beneficios que esta tiene en el ser humano.

2.5. Resistencia Antibiótica

Las bacterias son seres vivos con gran capacidad de mutar para adaptarse a las nuevas condiciones del medio. Esto es debido a que a parte del material genético contenido en una macromolécula de ADN, contienen pequeños fragmentos de ADN circular en los que se localizan genes que se activan cuando las condiciones son adversas de forma que la bacteria pueda sobrevivir8.

Por esta razón se debe tener cuidado al tratar a una persona con antibióticos o poner a las bacterias en contacto con ellos puesto que pueden volverse tolerantes a ellos.

3. Procedimiento

El proceso que se ha seguido para realizar el antibiograma es el explicado en el apartado 2.3. Antibiograma. Detalladamente, la experiencia se ha realizado de la siguiente manera:

Antes de comenzar a preparar al antibiograma, la persona que vaya a manipular los materiales debe lavarse las manos y cubrirlas con unos guantes. Así se evita la contaminación por contacto con la piel.

3.1. Siembra

Primero se despegan con sumo cuidado las tapas de las placas petri que contienen el agar. Se debe hacer con tanto cuidado ya que no se puede permitir que la placa quede abierta ya que se podría contaminar con el aire. Además se abren, también con cuidado de no evitar contaminación, los embases que contienen los yogures de cabra y de vaca.

A continuación, se enciende el mechero de gas que servirá para esterilizar el asa de inoculación. Una vez encendido, se acerca la punta el asa a la llama del mechero y se mantiene dentro de ella hasta que se torna en un color rojo brillante.

Esterilizada, el asa se acerca al líquido que se encuentra en la superficie del yogur se sumerge un poco en él empapando la punta con él evitando tomar materia grasa del yogur. Rápidamente se separan las tapas de la placa de petri lo mínimo necesario para que se pueda sembrar con el asa de inoculación.

La siembra se realiza en modo de ‘Z’, es decir: primero se realizan dos o tres pasadas de forma horizontal; seguido, dos o tres de forma oblicua y por último, otras dos o tres pasadas horizontales. Así se reparten todas las bacterias que han sido captadas por el asa a lo largo de todo el cultivo y las posibilidades de colonización son mayores.

Finalizada la siembra del yogur, se cierran las tapas de la placa petri con cuidado y rapidez y se coloca de forma que el agar quede en la parte superior de la placa.

Este proceso se sigue en todas las placas petri de forma que 6 de ellas se siembran con yogur de cabra y otras 6 con yogur de vaca, estas deben ser debidamente marcadas para poder saber que placas corresponden a cada tipo de leche.

3.2. Cultivo

Una vez terminada la siembra, las 12 placas son envueltas cada una en un trozo de papel de cebolla de forma que queden aisladas del medio y esterilizadas al introducirlas en el autoclave.

Se disponen las placas envueltas de forma homogénea y separadas unas de otras. El autoclave debe estar en una temperatura, como ya se ha dicho anteriormente, de entre 40 a 45 ºC. Las placas se dejan dentro del autoclave 24h.

3.3. Introducción del Antobiótico

Las placas son retiradas del autoclave, transcurrido el tiempo de cultivo. Después se desenvuelven y con cuidado se vuelven a abrir las tapas de las placas petri para introducir el antibiótico, en disco. A cada placa cultivada con el yogur de cabra se coloca un antibiótico diferente y a cada placa de yogur de vaca se le inyectan los mismos antibióticos. Se vuelve a marcar para saber qué antibiótico se ha usado en cada cultivo.

Se vuelven a introducir en el autoclave a la misma temperatura y se deja actuar a los antibióticos otras 24 horas.

Pasado este tiempo, se abren las placas y se procede a medir el halo de inhibición de cada antibiótico en cada yogur y se recogen los datos.

3.4. Dificultades

Al comienzo de estudio se intentó crear el agar en el que se cultivarían las bacterias. Para ello se mezcló gelatina nutritiva con agua en una relación de 1:2 y se introdujo en una olla a presión para crear las condiciones óptimas para que se formara el agar. Después se pasó el líquido a las placas petri y se pasaron a un refrigerador para que la gelatina se solidificase.

Cuando estas placas fueron sembradas y metidas en el autoclave para cultivar las bacterias, la gelatina se disolvió impidiendo la realización del estudio.

Se decidió comprar las placas petri ya con agar preparado, pero se tuvieron nuevos problemas a la hora de sembrar puesto que el asa de siembra se mezclaba muy fácilmente con la grasa de los yogures, además el cultivo en ‘Z’ no debe ser muy profundo y cuesta mantener el pulso para no introducir el asa en el agar.

Debido a esto, la siembra se tuvo que repetir dos veces, pero gracias a la experiencia ya adquirida, la tercera siembra se realizó con éxito al igual que las sucesivas.

4. Materiales y variables

4.1. Materiales

4.2. Antibióticos

4.3. Variables

4.4. Control de Variables

5. Análisis de datos

5.1. Obtención de datos brutos

Los datos que se van a manejar para determinar si las bacterias presentes en el yogur de vaca resisten de igual forma los antibióticos que las bacterias que se encuentran en yogur de leche de cabra se refiere al diámetro del halo que se crea alrededor del disco de antibiótico.

Esta medición se realiza con una regla milimetrada colocando el cero en un extremo del halo, extendiéndola de forma horizontal hasta el otro lado. Debido a que los halos no son círculos perfectos, la medición se realiza entre los extremos más alejados del disco.

La experiencia se ha repetido hasta 5 veces para poder realizar cálculos estadísticos y que los resultados que se muestren sean lo más fiables y cercanos a la realidad posible.

Los datos obtenidos se han recogido en dos tablas: una para las medidas del yogur de cabra y otra para las medidas del de vaca, en relación con el antibiótico utilizado para cada cultivo.

Tabla 1: Diámetro del halo de inhibición generado por los antibióticos en el yogur de leche de vaca.
Diámetro de antibiograma en el yogurt de leche de vaca (mm) [± 1mm)
Antibiótico (±1µg) Danone (1) Danone (2) Danone (3) Danone (4) Danone (5)
Ácido oxolínico (10µg) 15,0 16,0 18,0 16,0 14,0
Penicilina G (10µg) 14,0 15,0 11,0 16,0 13,0
Norfloxacin (10µg) 14,0 15,0 17,0 15,0 16,0
Doxicilina (30µg) 11,0 13,0 12,0 11,0 12,0
Eritromicina (20µg) 9,0 8,0 12,0 10,0 8,0
Cloranfenicol (10µg) 10,0 12,0 15,0 9,0 8,0

Tabla 2: Diámetro del halo de inhibición generado por los antibióticos en el yogur de leche de cabra.
Diámetro de antibiograma en el yogurt de leche de cabra
Antibiótico (±1µg) Cabra (1) Cabra (2) Cabra (3) Cabra (4) Cabra (5)
Ácido oxolínico (10µg) 15,0 14,0 18,0 16,0 14,0
Penicilina G (10µg) 12,0 15,0 10,0 15,0 16,0
Norfloxacin (10µg) 16,0 14,0 19,0 15,0 14,0
Doxicilina (30µg) 13,0 12,0 9,0 11,0 13,0
Eritromicina (20µg) 9,0 10,0 12,0 8,0 7,0
Cloranfenicol (10µg) 12,0 10,0 8,0 10,0 11,0

5.2. Procesamiento de Datos Brutos

Para saber si existe o no la misma afección entre las bacterias presentes en el yogur de leche de cabra o de vaca se procede a hallar las medias de cada yogur, su desviación estándar y su rango de los diámetros de los halos de inhibición que los antibióticos han creado. Este cálculo se encuentra en el Anexo I.

5.3. Presentación de Datos Procesados

Para poder realizar un mejor análisis de los datos, los resultados obtenidos se muestran a continuación en dos nuevas tablas. En ellas se relaciona el halo de inhibición, la desviación estándar y el rango con cada antibiótico dependiendo del tipo de leche utilizada en la fabricación del yogur.

Tabla 3: Media, desviación estándar y rango de los datos del yogur de leche de vaca en relación a los distintos antibióticos.
Yogurt vaca
Antibiótico (±1µg) Halo de Inhibición (±1mm) Desviación Estándar Rango
Ácido oxolínico (10µg) 15,8 1,4 4
Penicilina G (10µg) 13,8 1,9 5
Norfloxacin (10µg) 15,4 1,1 3
Doxicilina (30µg) 11,8 0,8 2
Eritromicina (20µg) 9,4 1,6 4
Cloranfenicol (10µg) 10,8 2,4 3

Tabla 4: Media, desviación estándar y rango de los datos del yogur de leche de cabra en relación a los distintos antibióticos.
Yogurt cabra
Antibiótico (±1µg) Halo de Inhibición (±1mm) Desviación Estándar Rango
Ácido oxolínico (10µg) 15,4 1,6 4
Penicilina G (10µg) 13,6 2,5 6
Norfloxacin (10µg) 15,6 2,1 5
Doxicilina (30µg) 11,6 1,6 4
Eritromicina (20µg) 9,2 1,9 5
Cloranfenicol (10µg) 10,2 1,7 5

La siguiente gráfica permite analizar la diferencia entre las medias de los halos de inhibición de los distintos antibióticos sobre las bacterias presentes en el yogur de cabra y el de vaca:

Gráfica 1: Relación entre las medias de los diámetros de los halos de inhibición de ambos tipos de yogures.
Gráfica 1: Relación entre las medias de los diámetros de los halos de inhibición de ambos tipos de yogures.

Como se especificó en el aparatado 2.3. Antibiograma para saber el grado de efectividad de un antibiótico sobre las bacterias se los clasificará en tres grados,: sensible, resistente e intermedio.

Al organizar los datos en relación al grado de efectividad se ha observado que la sensibilidad es igual en el yogur de vaca y en el de cabra:

Tabla 5: Grado de sensibilidad de las Bacterias a los Antibióticos
Antibiótico (±1µg) Sensible (diámetro≥15mm) Intermedio (13<diámetro<15 mm) Resistente (diámetro≤13 mm)
Ácido oxolínico (10µg) X
Penicilina G (10µg) X
Norfloxacin (10µg) X
Doxicilina (30µg) X
Eritromicina (20µg) X
Cloranfenicol (10µg) X

6. Conclusiones

Una vez analizados y estudiados todos los datos de los que se dispone, se llega a la primera conclusión de que a las bacterias Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus les afectan de igual modo los cinco tipos de antibióticos y no hay diferencias entre el tipo de leche. Este resultado contradice la hipótesis de que debido a que las bacterias se hallan en leches, o yogures, con diferentes condiciones (de concentración de nutrientes, de pH…) pueden desarrollarse de una forma un tanto distinta y por ello resistir de forma distinta los antibióticos. Esta hipótesis se fundamenta en el conocimiento que se tiene de que las bacterias poseen una gran capacidad de adaptación9 al medio en el que estén desarrollándose. Así, se puede concluir primeramente que las bacterias tienen la misma resistividad ante los antibióticos, se encuentren en leche de vaca o en leche de cabra.

A pesar de esto, el comportamiento que siguen las bacterias ante los antibióticos no es exactamente igual. Esto queda reflejado en el Grafico 1, puesto que en él se observa cómo las bacterias procedentes del yogur de cabra poseen menor resistividad a los antibióticos, puesto que generan halos de inhibición mayores que las bacterias del yogur de vaca, salvo en el caso del Norfloxacin.

Además se observa que unos antibióticos afectan a las bacterias más que otros. Los dos únicos antibióticos que entran en el rango de sensibilidad son el Ácido Oxolínico y el Norfloxacin, con una media de 15,8 y 15,4 en las que se encuentran en el yogur de vaca y de 15,4 y 15,6 las que están en el de cabra, respectivamente. Dentro del tipo de ataque que los antibióticos pueden realizar, tanto el Ácido Oxolínico como el Norgloxacin interrumpen la replicación de ARN puesto que bloquean la acción de la enzima girasa10, por lo que se deduce que los antibióticos que más poder de inhibición tienen sobre las bacterias Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus son los que afectan a la síntesis del ARN. Se ha de añadir que, de entre las bacterias con las que estos dos antibióticos tienen mejor resultados, son con las Streptococcus pneumoidae11 que poseen una estructura y características muy similares a las Streptococcus termophilus.

El segundo antibiótico que ha resultado con mayor poder de inhibición para las bacterias del yogur (tanto en leche de cabra como en leche de vaca) es la Penicilina G. Este antibiótico se caracteriza por actuar impidiendo la síntesis de la membrana plasmática12 por lo que la bacteria no puede protegerse de los agentes externos del medio y muere. Por esta razón este antibiótico crea el único halo de inhibición intermedio.

Por último, en el rango de resistente, se encuentran la Doxicilina, la Eritromicina y el Cloranfenicol. Todos estos antibióticos se encuentran en un halo de inhibición entre el 11,8 mm y el 9,4 mm (datos referidos a las tablas 3 y 4). Uno de los factores que cabe destacar con respecto a estos resultados es que tanto la Doxicilina como el Eritromicina se encuentran en concentraciones mayores que las del resto de antibióticos, 30µm y 20 µm respectivamente. Esto da una idea de que si se hallasen en una concentración de 10 µm, que es en la que se encuentra el resto de antibióticos utilizados, su halo de inhibición sería aún menor.

Un rasgo común de estos tres antibióticos es que todos ellos actúan de la misma forma en las bacterias, ya que tanto la Doxicilina13, la Eritromicina14 como el Clorafenicol15 impiden la síntesis de proteínas bacterianas.

Por todo lo expuesto, se llega a una segunda conclusión de que los antibióticos con mayor grado de efectividad en las bacterias presentes en los yogures tanto de vaca como de cabra son los que inhiben la actuación de la enzima girasa. Esto se puede explicar debido a que esta enzima interviene en los dos procesos más importantes que tienen lugar en el ARN de las bacterias: la replicación y la trascripción. Así su efecto es doble puesto que impide que las bacterias se puedan reproducir y que puedan desarrollarse de forma normal ya que también crean impedimentos a la hora de la síntesis del ARNm para la producción de proteínas.

Para concluir, se remarca que el efecto que han tenido los diferentes antibióticos sobre las bacterias contenidas tanto en yogur de vaca como yogur de cabra han sido respuestas idénticas y debido a esto, se contesta negativamente a la pregunta realizada en esta monografía ya que afectan igualmente a Streptococcus termophilus y a Lactobacillus bulgaricus.

A pesar de haber llegado a estas conclusiones, no se ha podido saber si los antibióticos escogidos afectaban a la bacteria Streptococcus termophilus o a Lactobacillus bulgaricus ya que para detectar esto se necesitarían microscopios de gran precisión de los que no se han dispuesto. Debido a esto, una nueva línea de investigación podría ser averiguar cuál de las bacterias se ve afectada en mayor medida por cada antibiótico estudiado.

Otra línea de investigación para continuar este estudio sería analizar el efecto de los antibióticos que son recetados con más frecuencia para infecciones bacterianas y su efecto sobre Streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus).

7. Bibliografía

8. Webgrafía16

1. http://www.profesorenlinea.cl/Ciencias/Bacteria.htm

2. http://www.leche-de-cabra.com/Page/171/Lactosa.aspx

3. Ausina Ruiz, Vicente y Moreno Guillén, Santiago. Tratado SEIMC de enfermedades infecciosas y microbiología. Ed Médica Panamericana, pág. 97.

4. http://www.monografias.com/trabajos38/yogurt/yogurt2.shtml

5. Negroni, Marta. Microbiología Estomatológica. Ed Médica Panamericana, pág. 562.

6. Anónimo. Guión de Practicas de Microbiología. Primero de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid. Curso 2009-2010.

7. http://www.biosalud.org/archivos/noticias/4flora%20bacteriana%20intestinal.pdf

8. http://es.wikipedia.org/wiki/Resistencia_a_antibi%C3%B3ticos

9. Jaramillo Antillón, Juan. La aventura humana: del origen de la vida al desarrollo de las ideas. Ed. Universidad de Costa Rica, Pág. 163.

10. Ausina Ruiz, Vicente y Moreno Guillén, Santiago. Tratado SEIMC de enfermedades infecciosas y microbiología. Ed Médica Panamericana, pág. 113, y Devlin, Thomas M. Bioquímica: Libro de texto con aplicaciones clínicas. Ed. Reverté, pág. 65.

11. http://es.wikipedia.org/wiki/Quinolona

12. Ausina Ruiz, Vicente y Moreno Guillén, Santiago. Tratado SEIMC de enfermedades infecciosas y microbiología. Ed Médica Panamericana, pág. 99.

13. BELLO, Andrés. Vadecum Farmacológico-terapéutico, Ed. Andrés Bello, pág. 366.

14. Devlin, Thomas M. Bioquímica: Libro de texto con aplicaciones clínicas. Ed. Reverté, pág. 84.

15. Mendoza Patiño, Nicardo. Farmacología médica. Ed. Médica Panamericana, pág. 636.

16. Último día en el cual se revisaron las páginas web fue el: 02/02/2012.